5 cosas que debes hacer en una primera sesión con un Coach… o sólo una

5 cosas primera sesión coach

En primer lugar, quiero aclarar que yo no tengo absolutamente nada en contra de los Coach y en este artículo sólo me refiero a los Coach que dicen tratar problemas psicológicos o que se encuentran dentro del campo de trabajo de la psicología.

Una primera sesión es normalmente una experiencia que genera un mínimo de ansiedad ya que no sabes con quien te vas a encontrar, y aunque sepas quien te va a tratar, no lo conoces en ese contexto, así que es importante tener en cuenta varios puntos para hacer frente a esa primer cita con tu coach.

1 | Asegúrate de que ha terminado la carrera de Psicología

Es importante que la persona que tienes delante sea un profesional y tenga una formación adecuada para tratar el motivo que te lleve a consulta. Considera que tener solo la carrera, no siempre garantiza nada, pues los psicólogos debemos estar en constante formación. Así que si el profesional que tienes delante tiene más formación además de la carrera es una señal de que esa persona se recicla y está en constante búsqueda de nuevos conocimientos.

2 | Revisa si tiene el título de Psicóloga/o

Revisa si tiene el título de Psicología colgado, y si no lo tiene, pídele que te lo enseñe. Es posible que tenga la homologación sanitaria o haya realizado la formación de Psicólogo Interno Residente. En los tres casos, tienes delante a una persona que puede ejercer la profesión legalmente.

3 | Asegúrate que está colegiado y no tiene ninguna incidencia.

Esto es muy fácil de comprobar, simplemente con entrar al colegio oficial de psicólogos de tu comunidad autónoma y metiendo el número de colegiado del psicólogo que te va a ver, te informarán si forma parte del colegio profesional o no y si tiene alguna queja o incidencia con respecto a su trabajo como psicólogo.

Es importante añadir que estar colegiado no garantiza que sea un buen profesional, pero por lo menos sabes que a esa persona le respalda un colegio profesional y si tienes algún problema, puedes ponerte en contacto con el colegio e informar de cualquier incidencia.

4 | Fíjate en las emociones y sensaciones que te genera la persona que tienes en frente.

El rapport es el fenómeno en el que dos personas  sienten que están en “sintonía” psicológica y emocional, es decir, que te sientas cómodo: dónde estás, con quien estás y en las condiciones en las que estás.

La terapia es un proceso, por lo tanto tienes que ver a esa persona cada semana durante bastante tiempo, así que si desde un principio esa persona no te genera buenas sensaciones, fíate de tu intuición, porque eso puede marcar el trascurso de la terapia.

Tengo que advertirte que un psicólogo es eso, un psicólogo, no es un amigo, y eso es algo que se debe tener muy en cuenta, si esperas conectar a ese nivel, mejor cambia el chip antes de ir.

5 | Investiga sobre la persona que te va a tratar.

Hoy en día en internet está todo, así que solo es necesario poner el nombre y apellido de la personas y ya puedes saber bastante sobre ella. Una buena forma es buscar su trayectoria o simplemente echar un vistazo a las opiniones que en ocasiones aparecen en la web del sitio o buscar el lugar donde trabaja ese profesional por google y leer las reseñas que pone la gente que ya ha estado ahí.

Conclusiones finales sobre acudir a una primera sesión de coaching

Estas son las 5 cosas o una sola que debes hacer cuándo acudes a un coach. Tengo que aclarar que no tengo nada en contra del Coaching, siempre y cuando sea ejercido por un psicólogo. Por otro lado, sé que hay otros coach que dan talleres contando sus experiencias y que puedes aprender mucho, o incluso yo misma he acudido a talleres de conocimiento personal que están bien y que pasas un buen rato y puedes aprender mucho.

Pero también he visto a otros coaches que van más allá y llegan a ofertar terapia y tratamiento para ciertos problemas que desde mi punto de vista, sobrepasan sus conocimientos por muchas experiencias que hayan pasado en la vida. Igual que si me duele la garganta voy a un médico, si necesito un psicólogo, voy a un psicólogo, y si no me gusta, voy a otro, porque por lo menos tengo la garantía de que sabe lo que hace.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *